LA MARCA

El nacimiento de una marca que refleja fortaleza, sensibilidad y capacidad de transformación

El  origen de nuestra marca está vinculado al Volcán Poas, situado en el Parque Nacional del mismo nombre. Considerado como una maravilla natural del país, es uno de los mayores volcanes de nuestro planeta. De sus tres cráteres, el principal está activo y es de belleza única.

Con un diámetro de 1.320 metros y una profundidad de 300 metros posee una laguna ácida de un color turquesa característico, la tonalidad principal de nuestra identidad corporativa, a la que se unen los matices minerales y terrosos característicos de la orografía volcánica.

Las constantes fumarolas, las tonalidades grises, negras y azul turquesa dan al lugar una imagen idílica y a un espectáculo de una magnitud indescriptible. Contrasta con la diversidad de flora y la fauna de los alrededores.

Volcán Poas

ETIMOLOGÍA DE NUESTRA MARCA

La palabra volcán tiene su origen etimológico en el dios Vulcano,  dios romano del fuego.Los habitantes de  la isla del mismo nombre pensaban que el volcán era la chimenea de la herrería de Vulcano,  el dios de la fragua, y que la lava incandescente y los gases que salían de su cráter, eran producidos cuando Vulcano forjaba armas para Marte, el dios de la guerra, y rayos para Júpiter, el rey de los dioses.

SIMBOLOGÍA DEL COLOR

El cráter Botos del volcán POAS es un lago con agua de un color azul turquesa como consecuencia de su contenido rico en ácido sulfúrico que, rodeado de un bosque maravilloso, constituye un espectáculo singular de gran atractivo, junto con la vista del cráter principal.

Tomamos el azul turquesa de lago  y grises terrosos circundantes como los colores de nuestra marca.

NUESTRA IDENTIDAD

De la combinación de todos estos elementos toma forma nuestra identidad corporativa. En nuestra identidad de marca, asumimos desafíos con la fuerza de la naturaleza.